MENU
ENTREVISTA • Manual de evasiones imposibles

La evasión a través del cuento

El Universal (México DF), Cultura; martes 11 de marzo de 2003.

________________

|

El autor argentino Martín Cristal reúne en su libro un conjunto de relatos escritos entre 1997 y 2001. Martín Cristal (Córdoba, Argentina, 1972) autor de dos libros precedentes, Las alas de un pez espada (1998) y Bares vacíos (2001) ha publicado recientemente Manual de evasiones imposibles, sobre el que sostuvimos esta charla.

|
MARTIN-CRISTAL-Manual-de-evasiones-imposibles-(2002)-800pxCuál es tu apuesta narrativa en este libro?

—El libro se formó de la reunión de un grupo de cuentos escritos entre 1997 y 2001, más o menos. A la hora de ver si cuajaba como libro, en ese momento, surgió el título, a raíz de descubrir que había un factor común en ciertos cuentos, lo cual no dejó de ser sorprendente. A veces las recurrencias son odiosas, pero otras veces son eso, sorprendentes. No sé si me propuse una apuesta narrativa, de decir “quiero lograr esto” y luego evaluar los resultados, así de esa manera un poco metodológica.

—¿Cuáles son los resortes que te llevaron a escribir estos cuentos?

—Cada cuento surge de motivaciones que en su momento creí distintas. Lo de la unicidad del libro surgió después. Pasó algo así como se ven las constelaciones cuando se grafican, cuando uno ve el cielo normal y desnudo de cualquier noche, o al menos en cualquier noche fuera del DF, se ven las estrellas tal cual son y, sin embargo, en las constelaciones se grafican uniéndolas por líneas. En este libro en particular, y no es una fórmula personal, sino que así surgió en este libro, muchos de los cuentos surgieron a raíz de unir con líneas algunas ideas que surgieron como estrellas solitarias. A partir de esas uniones creí entrever cosas que me interesaba contar sin necesariamente hacer un planteo temático inicial, el tema se fue descubriendo después. Algunos cuentos surgen de simples referencias formales y otros, por el contrario, surgen de historias concretas.

—Sin embargo, luego descubriste ese factor común.

—En lugar de la palabra “evasión” podrían haber estado “fuga” o “escape”, pero elijo deliberadamente el término “evasión” por esta connotación doble, este doble juego que puede presentar de la evasión psicológica que uno a veces suele poner con la palabra en ese contexto, y el otro en el sentido duro, de un escape real, cambiar de lugar, cambiar de trabajo, escapar de un peligro real, un poco por ese lado, con la idea de la evasión. El epígrafe de Camus que hay al principio lo leí después, yo leí El extranjero luego de haber titulado los cuentos, lo cual para mí fue como un hallazgo, encontrar ese párrafo que de alguna manera envolvía tan bien esa atmósfera de los cuentos, pero en términos de motivación no la hubo en un momento inicial. Son como hallazgos en donde el último resultó ser esa recurrencia que afortunadamente creo haberla juzgado bien como recurrencia y no como repetición, porque si hubiera visto que todas las historias eran la misma no habría compuesto el libro. ♦